Voy vengo
imagen
facebook twitter rss
imagen
imagen
Secciones
Encuesta

¿Qué artículo te gusta más de esta edición?

Ver resultados

Loading ... Loading ...
imagen
esp
imagen
¿Qué debe comer mi bebé?
1 abril 2013
Sección: Galería de imagenes, Nutrición
¿Qué debe comer mi bebé?

María de la Luz Gómez Aguilar*

Si acabas de tener un bebé, debes saber que durante el primer año de su vida ocurre un crecimiento rápido en el que tienen lugar cambios que afectan de manera muy importante su alimentación y su estado nutricional, por lo cual es necesario poner atención en la manera en que lo estás alimentando.

La leche materna es el mejor alimento para tu bebé. Durante los primeros seis meses de vida, éste es el alimento ideal ya que contiene todos los nutrientes que tu bebé necesita y además siempre está a la temperatura adecuada, favorece la maduración de sus defensas y establece un vínculo muy especial entre tu bebé y tú.

La Organización Mundial de la Salud y distintas autoridades pediátricas recomiendan que a partir del sexto mes de vida, cuando su sistema nervioso, su tracto gastrointestinal y sus riñones funcionan adecuadamente, se incluyan alimentos diferentes a la leche humana o de fórmula, de manera paulatina, hasta alcanzar una alimentación completa, para asegurar el correcto desarrollo y el buen estado de salud y nutricional del bebé. A esto se le conoce como ablactación.

La ablactación es una etapa muy importante en la vida de un niño, ya que durante su primer año, cuando se introducen por primera vez los alimentos, el bebé adquiere hábitos alimenticios y es fundamental que éstos sean adecuados para que aprenda a llevar una dieta saludable el resto de su vida. Es indispensable que durante este periodo no se elimine el aporte de leche; sin embargo, conforme se van ofreciendo más alimentos al bebé, el consumo de leche debe ir disminuyendo.

Cómo iniciar la ablactación

A los seis meses. Se sugiere dar los alimentos en forma de papillas o purés, una o dos veces al día.

Se debe iniciar con verduras (ejote, chayote, chícharo, calabaza y zanahoria), continuar con frutas (manzana cocida, pera cocida, papaya, ciruela pasa y plátano) y al final, integrar cereales y tubérculos (arroz, avena, papa y maíz).

Se recomienda introducir las verduras antes que las frutas, ya que si primero se introducen éstas, el bebé se acostumbrará al sabor dulce y será más difícil que acepte aquéllas.

Entre los siete y los nueve meses. Los alimentos deben servirse en forma de papillas o picados finamente, dos o tres veces al día al día.

En esta etapa deben incluirse los derivados animales (pollo, pavo, ternera e hígado de pollo) y posteriormente las leguminosas (frijol, lenteja y haba, empezando con el caldo y, según lo tolere, dar molido y colado, o sólo molido o picado finamente).

Entre los 12 y los 18 meses. A esta edad, los niños deben ser capaces de masticar carnes suaves, sostener su vaso y masticar adecuadamente una galleta, por lo que sus alimentos deben ser picados o partidos en trozos finos.

Es importante no introducir en la dieta de los niños leche entera de vaca, huevo, pescado, soya, cítricos, fresa, frambuesa, jitomate, tomate, apio, pepino y lechuga antes del año y medio de edad.

Entre los 18 y los 24 meses. En este periodo los alimentos deben ser enteros y tienen que servirse de tres a cinco veces al día. No se deben integrar a la alimentación del niño mariscos ni oleaginosas (como nueces y almendras) antes de los dos años de edad.

Recomendaciones para una ablactación exitosa

- Introducir un alimento a la vez para poder valorar su aceptación y su tolerancia.

- Preparar los alimentos en casa, con higiene, evitando el consumo de productos industrializados.

- No agregar sal ni azúcar a los alimentos, para permitir que los niños conozcan su sabor natural.

- Procurar variedad de alimentos para evitar el rechazo de los alimentos a la postre.

- Crear buenos hábitos; por ejemplo, establecer horarios de comida (cada tres o cuatro horas) y evitar distracciones a la hora de comer.

- No utilizar los alimentos como castigo o como premio.

La ablactación es importante para enseñar hábitos saludables, pues si al niño se le dan alimentos que no debe consumir en la etapa de desarrollo en que se encuentra, puede desarrollar alergias alimentarias e intolerancias, que pondrán en riesgo su salud. Por esta razón no debemos introducir alimentos alergénicos en su dieta antes del año y medio de edad, sobre todo si hay antecedentes de alergias en la familia. Si el alimento no es aceptado por el pequeño o se presentan alergias, se tiene que retirar su consumo y, sólo después de un tiempo y dependiendo de la alergia o intolerancia que se presente, volver a intentar que lo consuma.

 

Alimentos alergénicos

- Cítricos como naranja, toronja, mandarina, fresa y piña, entre otras.

- Verduras como jitomate y tomate.

- Oleaginosas como nueces, pistaches, cacahuates y almendras.

- Leguminosas como la soya.

- Leche de vaca y sus derivados.

- Alimentos de origen animal como huevo, pescados y mariscos y sus derivados.

- Chocolate.

- Miel de abeja.

- Alimentos que contienen colorantes.

Algunas personas a cargo del cuidado de los bebés pueden no estar enteradas de la importancia que tiene la ablactación y no seguir los patrones recomendados. Esto ha contribuido a que los niños hoy en día tengan malos hábitos alimenticios y padezcan problemas graves como sobrepeso, obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, ya que si desde los seis meses se les procuran alimentos que no deben consumir —golosinas y alimentos ricos en azúcares y grasas— y no se les ofrecen alimentos nutritivos —frutas, verduras, cereales integrales, carnes magras y agua— los niños desarrollan preferencias por los alimentos chatarra y aversión por los productos nutritivos.

* Nutrióloga.


Comments are closed.



imagen