Voy vengo
imagen
facebook twitter rss
imagen
imagen
Secciones
Encuesta

¿Qué artículo te gusta más de esta edición?

Ver resultados

Loading ... Loading ...
imagen
esp
imagen
21 de marzo: natalicio de Benito Juárez
1 marzo 2011
Sección: Galería de imagenes, Reportajes
21 de marzo: natalicio de Benito Juárez

Jesús Valdez de los Santos/UV

Cada 21 de marzo en nuestro país celebramos el nacimiento de Benito Juárez, el único que celebramos como día feriado nacional —aparte de la Navidad—. ¿Sabes por qué es tan importante ese día?

 

Benito Pablo Juárez García nació el 21 de marzo de 1806 en la comunidad de San Pablo Guelatao, Oaxaca, cuando el territorio mexicano aún pertenecía al reino español —faltaban cuatro años para que el cura Miguel Hidalgo iniciara su revuelta popular—.

De origen zapoteca, Benito Juárez fue protagonista de los primeros años del México independiente. A los tres años de edad quedó huérfano de padre y madre, permaneciendo primero bajo el cuidado de sus abuelos y después de su tío Bernardino, con quien trabajó como pastor desde muy pequeño y quien le enseñó a hablar el español. Como no estaba dispuesto a ser pastor toda su vida, a los doce años se fugó hacia la ciudad de Oaxaca, donde se alojó con su hermana, quien trabajaba para el señor Maza, padre de la que a la postre sería su esposa.

El sacerdote Franciscano Antonio Salanueva lo tomó bajo su protección, y Benito le pidió que lo ayudara a entrar al seminario para estudiar, a pesar de que sus ideas eran contrarias al clero. En el seminario aprendió gramática, latín, filosofía y teología, pero antes de que llegara el momento de su eventual ordenación sacerdotal, abandonó el seminario, ya que nunca fue su intención dedicarse a la vida espiritual, y continuó estudiando leyes en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca, desde donde fue testigo del proceso de independencia de México.

En 1831 fue nombrado rector de ese instituto; en 1832, regidor del ayuntamiento de Oaxaca, y en 1833, diputado del Congreso de Oaxaca; posteriormente inició una etapa en la que desempeñó diversos cargos en el Poder Judicial del estado, hasta que en 1847 fue nombrado diputado federal, por lo cual se trasladó a la Ciudad de México.

En ese tiempo se desarrollaba la guerra entre México y Estados Unidos, por lo que como consecuencia de la ocupación estadounidense de la capital, regresó a Oaxaca con el cargo de gobernador interino. Siendo gobernador, le impidió a Antonio López de Santa Anna refugiarse en el estado una vez que se perdió la guerra con los estadounidenses, por lo que cuando Santa Anna regresó a la presidencia, expulsó a Juárez del país.

En su destierro, Juárez conoció a Melchor Ocampo y otros refugiados que habían sido desterrados o eran perseguidos políticos de Santa Anna, y que pretendían dar un golpe de Estado en contra del dictador. Por ello, regresó al país para apoyar el Plan de Ayutla y llevar a la presidencia a Juan Álvarez. Al triunfar este último, nombró a Juárez ministro de Justicia e Instrucción Pública en 1855. Mientras estuvo en este cargo, se expidió la Ley Juárez, que eliminaba derechos especiales de militares y eclesiásticos. Ese mismo año, el presidente Ignacio Comonfort lo nombró gobernador de Oaxaca, luego ministro de Gobernación y, por último, presidente de la Suprema Corte de Justicia.

Cuando Comonfort llevó a cabo un autogolpe de Estado, los conservadores y los liberales no lograron llegar a ningún acuerdo, por lo que Juárez fue reconocido por los liberales como presidente, mientras que los conservadores apoyaron a Zuloaga para que ocupara ese cargo, lo que originó una guerra civil, conocida como Guerra de Reforma o Guerra de los Tres Años (1857-1860).

Juárez comenzó viajar por diversas partes del país, huyendo de las fuerzas federales a las que había afectado con sus reformas. De ese modo se convirtió en rebelde. Sin embargo, siempre se adjudicó la presidencia. Salió del país y regresó por el puerto de Veracruz, donde se refugió. No obstante, fue sitiado en ese lugar por Miguel Miramón, donde estuvo a punto de ser capturado si no hubiera sido por la intervención de naves estadounidenses que atacaron a las fuerzas de Miramón para liberar a Juárez del cerco. Este hecho inclinó el triunfo para las fuerzas liberales, que terminaron ganando la guerra.

Después de que en Estados Unidos terminara su guerra civil de 1865, el gobierno de ese país decidió reconocer el gobierno de Benito Juárez —que había estado amenazado por el Francia, debido a la suspensión de pago de deudas con ese país decretada por Juárez, así como debido al establecimiento de un imperio encabezado por Maximiliano de Habsburgo y apoyado por los conservadores—. Después de esto, Juárez ya no tuvo grandes problemas para gobernar el país. En consecuencia, regresó a la capital y reorganizó el gobierno republicano. Sin embargo, ahora su principal contrincante sería su compañero del partido liberal: Porfirio Díaz. Se enfrentó a él en las elecciones de 1871 y se reeligió en la presidencia. Porfirio Díaz alegó que lo había hecho con base en un fraude electoral.

El Benemérito de las Américas, como también se le conoce, murió el 18 de julio de 1872 en su habitación de Palacio Nacional, siendo presidente del país. Ocupó la presidencia de la República desde 1858 hasta 1872, es decir, 14 años, de los cuales más de la mitad estuvo huyendo por diversos lugares del país, entre guerras civiles.

Su mandato fue muy polémico por lo extenso de su duración, por sus reelecciones, por el apoyo que le prodigaron los Estados Unidos para mantenerse en el poder, por su persecución a la Iglesia católica y por favorecer la entrada a México de otras iglesias provenientes del país del norte. De hecho, Juárez nunca llegó a ser un presidente popular, pero se mantuvo en el cargo contra viento y marea.

Fue Porfirio Díaz quien, siendo presidente, difundió la figura de Juárez como héroe de la patria. Asimismo, durante la guerra contra Francia, los gobiernos de Colombia y Perú le reconocieron su lucha contra el país europeo. De ahí viene su apelativo de Benemérito de las Américas.

El presidente Miguel Alemán decretó como día feriado nacional el 21 de marzo, en desagravio de que desconocidos encapucharan la estatua de Benito Juárez en la Ciudad de México.

Ahora ya sabemos un poco más sobre este controvertido personaje, admirado por unos, despreciado por otros, pero que fue parte fundamental en las luchas y en las definiciones de México durante sus primeros años de vida independiente.

No hay que olvidar que el triunfo del partido liberal propició que nuestra nación tenga como forma de gobierno un sistema republicano federal. De ahí la importancia que se ha dado a este personaje y la respuesta a por qué es el único mexicano al que se le celebra su aniversario a nivel nacional.


1 comentario en “21 de marzo: natalicio de Benito Juárez”
  1. Chukón Dijo:

    Hola





imagen